trucos aire acondicionado

6 definitivos trucos para ahorrar con tu aire acondicionado

Empieza a hacer calor y ya sea en casa o en la oficina, se convierte en esencial encender nuestro aparato de aire acondicionado para combatir las altas temperaturas.

Nuestro aire acondicionado, como cualquier otro electrodoméstico que se precie, bien utilizado nos ayudará a optimizar su uso y evitará pagar sobre costes en nuestra factura de la luz.

Es esencial tener en cuenta algunos tips para poder disfrutar de un aire fresco y limpio y sacarle el mayor partido posible a nuestra instalación de aire acondicionado, por eso hoy, desde Riesma, te traemos unos consejos súper útiles para que, además de reírte del calor, ahorres.

¿Qué puedo hacer para ahorrar con mi aparato de aire acondicionado?

  • Elige un modelo eficiente

Este es el primer paso. Acude a nuestra tienda Riesma y déjate asesorar por nuestro personal técnico. Te aconsejaremos en función de tus necesidades, valorando las dimensiones de tu vivienda. En Riesma disponemos de distintos modelos para que encuentres aquel que mejor se adecue a ti.

Recuerda que más que cuestión de precio, es una cuestión de garantía. Contamos con las mejores marcas para que tu aparato te ofrezca un servicio de absoluta calidad y durabilidad.

  • Mantén los filtros del aparato limpios

Como ya te adelantamos en anteriores entradas, es clave hacer un mantenimiento correcto de los filtros del aparato de aire acondicionado.

Cuanto más limpios se encuentren, mayor flujo de aire proporcionará. Revísalo al menos una vez durante el verano y disfruta de un aire fresco y libre de ácaros.

  • Configura una temperatura constante

Para garantizar el ahorro, es básico mantener la temperatura de refrigeración estable y constante. Si evitas oscilar la temperatura con picos en el consumo, mantendrás controlada tu factura de luz.

Aunque seguramente hayas escuchado distintas opiniones sobre cuál es la mejor temperatura, lo aconsejable es que se fije en torno a los 25ºC.

  • Instálalo en zonas que no estén demasiado expuestas al sol

Siempre que te resulte posible, realiza la instalación de tu aparato de aire acondicionado en zonas de sombra o sin demasiada exposición solar. Esto ayudará a que no tarde tanto en empezar a refrigerar ni deba realizar sobre esfuerzos para adecuar la temperatura en su funcionamiento.

  • Mantén cerradas las habitaciones en las que lo estés utilizando

Una vez lo enciendas y empiece a refrigerarse la habitación o habitaciones que te interesen, asegúrate de cerrar las ventanas y puertas. Su justificación es obvia, ya que esto ayudará a que se mantenga la zona más fresca sin perdidas de aire en zonas en las que no lo precisamos o con mezclas de flujo de aire caliente.

  • Apaga antes de salir de casa

Recuerda que cuando se enciende, consume. Por eso, si tienes pensado salir de casa y tienes encendido tu aparato de aire acondicionado, apágalo unos 15-20 minutos antes. La habitación ya estará refrigerada y podrá mantenerse con el fresco residual tras su uso, mientras que, si lo apagas justo al marcharte, habrá un flujo de aire fresco que no disfrutarás.

¿Fácil verdad? A veces, por obvio que parezca, olvidamos que con pequeños gestos diarios en los que no hay que emplear un gran esfuerzo, podemos abaratar gastos y nuestro aparato de aire acondicionado es un magnífico ejemplo de ello.

Recuerda que, si quieres un aparato de aire acondicionado con las mejores garantías, en Riesma puedes encontrarlo. Déjate asesorar por nuestro equipo técnico y empieza a disfrutar de tu verano.

Foto: PX



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies